jueves, 12 de enero de 2017

¡EL AGUA TIENE MEMORIA!

     Muchas veces nos lamentamos de este líquido, primordial en nuestra vida.
    Pero poco hacemos para que ocurra con la frecuencia que a cada cual le gustaría.
    Hay un refrán: muy verdadero, que dice que nunca llueve a gusto de todos y siempre comprovamos que es verdad.
     Se suele decir con mucha frecuencia que cada vez llueve menos y hay que darle la razón a esos que lo dicen, porque pienso que tienen razón el decirlo.
     ¿Pero acaso nos hemos preguntado el motivo por el cual llueve menos? Los motivos no nos interesa reconocerlos, porque todos tenemos parte de culpa de que ocurra, de una forma u otra.
     ¿Nos daremos cuenta alguna vez de nuestros errores?
      ¿Oh tendrán que ir ocurriendo más desastres naturales, para que al fin nos convensamos de lo que ocurre en  nuestro maravillo "PLANETA".?
    Cuando esos desastres ocurren lejos de nosotros, nos olvidamos de los mismos, con demasiada freuencia, porque no nos atañen; además podemos pensar para que eso ocurra aquí debe pasar mucho tiempo.
      Nos figuramos como si la Naturaleza fuese una ruleta y quedase bastante tiempo en que llegue a donde nosotros nos encontramos.
       Hemos pensado en alguna ocasión, que si le hacemos daño a nuestro Entorno Natural, siempre lo pagamos, como se suele decir con intereses demasiados elevados.
        No seamos tontos y como se suele decir pensemos en nuestros propios intereses, para el bien de la humanidad y de nuestros hijos y nietos y próximas generaciones para que tengan una vida mucho mejor en todos los aspectos.
          Cada vez pensamos con más frecuencia que la vida a evolucionado bastante ¿Pero acaso nos hemos preguntado, si nosotros hemos puesto de nuestra parte algo en concreto? Debemos ser cada día más consecuentes con el entorno que nos rodea y pensar en los demás ayudándole en lo que necesitan y haciendoles comprender, que si cada uno ponemos un granito de arena para el bien de los demás, con el tiempo, veremos recompensados todos nuetros esfuerzos.

Francisco Domínguez.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada