domingo, 25 de septiembre de 2016

¡ES MEJOR, LAMENTARSE!

¡ES MEJOR, LAMENTARSE!

  Es mucho mejor y cuesta menos trabajo hacerlo, no nos tenemos que calentar la cabeza por referirlo.
   Eso no cuesta dinero y en cambio si le podemos dar a la lengua; el placer de alimentarla cuando llevemos esa noticia que nos está matando a nosotros, a que todo el mundo de nuestro entorno lo sepa y lo denuncie al mismo tiempo que hemos hecho nosotros.
  Cuanto podríamos conseguir si fuésemos valientes y lo expusiéramos en otros lugares, donde tuviese otra repercusión a más alto nivel.
En los medios de comunicación son muy importantes a la hora de conseguir algo que nos propongamos.
  Pero debe tener esa chispa, que le interese a ellos para divulgarla.
Debe ser algo que impacte a la sociedad.
Si decimos por ejemplo: que cada vez debemos de mirar más por el "medio ambiente" y que si seguimos así, lo vamos a pagar bien caro.
  Eso no es una noticia que llegue al gran público, porque todos los días lo estamos escuchando, en la radio y lo vemos en la televisión con reportajes cómo se suele decir a todo color y no nos inmutamos.
  Termina de entrar el "otoño", a la mayoría de los que nos preocupa nos encantaría que empezara a llover.
  A veces cuando dan las noticias, en cuanto al tiempo que se espera haga en esa zona donde vivimos. Nos da mucha alegría cuando marca la lluvia, pero en cambio llega ese día y amanece cómo el anterior.
  ¡Que bonito es lamentarse! Y no hacer o poner los medios a nuestro alcance, para que eso que no queremos deje de pasar.
  Es nuestra obligación y todos debemos de arrimar el hombro, por tener una vida mejor y más digna.
  Si las autoridades nos previenen, de los riesgos que corremos si no hacemos, lo que ellos nos advierten en un momento dado, por qué siempre hacemos lo contrario de lo que nos aconsejan hacer.
  Luego con lamentarnos una vez que ha ocurrido, con eso lo arreglamos todo.
Debemos ser más consecuentes con nuestros actos.
  Y si no queremos pensar en nosotros mismos, procuremos hacerlo por esos que nos preceden, ellos seguro que nos lo agradecerían si llegase el momento de hacerlo.
  Debemos de pensar y recapacitar cuando nosotros nacimos, lo que vimos que nos habían dejado los que se marcharon antes.
Hace setenta años, llovía mucho más que lo hace ahora. No tendrá que ver y mucho, en la cantidad tan descomunal de la cantidad de "incendios forestales".
  Que se han producido en esos años y lo de los incendios, no podemos decir que hace muchos años que empezaron a producirse.
Algunos se producen por medios naturales, pero cuantos no es el hombre el que participa para que ocurran.
  Me da mucha pena, que todas esas familias que tenían la suerte de vivir en las inmediaciones de manchas forestales, no puedan seguir viviendo por unos "desarmados".
¡Y QUE CASTIGO, SE LES DA A ESOS "ENERGUMENOS"!

Francisco Domínguez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada